Karoly Mannheim y György Lukacs son dos productos brillantes de una especie (casi) desaparecida: (y asimilada) Los judíos intelectuales de Budapest. Sean cuales sean sus diferencias de carácter y orientación, existe una sutil especie de afinidad entre ellos, una Denkstil similar (usando una expresión típica Mannheimiana), originada en la cultura romántica alemana y en su Zivilisationskritik de una sociedad moderna en el nombre de los valores pre-capitalistas.

Traducido por Camilo Andrés García Rojas, César Duque y Gudrun Kern para Menocchio. Aquí el link a El-patrimonio-perdido-del-historicismo-herético